05 julio 2011




HABLAR DE QUINTÍN

¿Qué podría contarles de Quintín, el de Santa Clara? Ahora mismo no logro recordar en qué fecha le conocimos, en cual de los eventos de pesca deportiva que nos llevaban por todos esos años por las aguas del archipiélago fue que nos pusimos a hablar, nosotros a aprender de él.

José Quintín Cardoso Gómez dejó de existir en la mañana del 22 de mayo de 2011. Más que todo fue un hombre noble, esa rara materia hecha de bondad y sabiduría en el trato cotidiano. Con decir esto se piensa que podría cualquiera construir de memoria su retrato, llegando cerca de la verdad del alma por difusos que estuvieren los rasgos para aquel que no le vio en persona. Y es que tenía una manera sencilla y directa de ser bueno, de ofrecerse natural y medio silvestre. De él puede decirse que se le sabía así a diario, sin cubrir el plazo solemne a esta ausencia.

A su propia casa le llevaba a ocupar cama y cubierto si pasaba por Santa Clara el pescador de afuera –o el otro, el periodista, que es lo mismo-, o le buscaba en la ciudad donde le dieran atenciones, y luego era el último en despedirlos en el andén de la estación ferroviaria o al pie del ómnibus, casi siempre en plenas madrugadas.

Fue por muchos años el presidente de la filial de la Federación Cubana de Pesca Deportiva en la provincia de Villa Clara, la de mayor membresía de Cuba, y la asociación y sus pescadores pueden congratularse de ello. Si en algo falló la norma estatutaria que impide elegir para la directiva nacional a asociados no radicados en la capital, fue precisamente porque se privó de contar en primera línea con la experiencia de hombres como Quintín que supieron poner verdadera profesionalidad en la organización de la pesca deportiva cubana.

A cargo de Quintín estuvieron varios relevantes certámenes de pesca; fue su creación el femenino Copa Ocho de Marzo, el inolvidable torneo infantil de vara criolla de agosto de 2008, y la acogida en el local embalse Minerva de los Abiertos de la Trucha iniciados dos años antes. Fue su iniciativa la que permitió a la asociación de los pescadores aficionados cubanos contar con el apreciable antecedente de un concurso internacional concebido y organizado esencialmente por la Federación, el “Todos Estrellas de la pesca de la trucha en Cuba”, que tuvo lugar en Hanabanilla en 1998. Este concurso habría debido trascender como un original proyecto turístico si el entendimiento institucional hubiera resultado más lúcido, permitiendo a los nacionales alojarse en el mismo hotel que los competidores extranjeros como se hizo la primera vez, pagando en moneda nacional. Contar con los mejores pescadores de trucha del país como rivales de los visitantes posee un valor agregado que solo los verdaderos aficionados comprenden.

Consecuencia en alguna medida de la percepción de la importancia de la pesca de la trucha, saldo de la competencia de Hanabanilla y de otro certamen internacional efectuado en el embalse de Alacranes, en Villa Clara, auspiciado por la revista española Solo Pesca, José Quintín Cardoso Gómez se convierte en uno de los más apasionados promotores de la defensa de esa especie fluvial, acción que fructifica en la aprobación, por la Comisión Consultiva de Pesca, de las resoluciones 260 y 323, firmadas por el ministro de la Industria Pesquera en 1998, poniendo en términos legales tallas mínimas, vedas y embalses donde la práctica de capturar y soltar era obligatoria, disposiciones lamentablemente aun limitadas al papel.

Fue este pescador tenaz uno de los que integró el grupo que en 2006 redactó el Programa de Estudios de Pesca Deportiva para la formación de guías turísticos, especialistas en pesca deportiva y directivos de la Federación, y luego uno de los primeros instructores cuando la idea se llevó a un aula.

Probablemente la mejor herencia de Cardoso Gómez sea la capacidad de trabajar en colectivo, creando en torno a sí un equipo que podía responder como un solo hombre a la marcha de cada evento, complejo compromiso cuando los recursos no están a la orden y cada día puede cambiar el panorama de una tarea, cuando el combustible para el transporte o las asignaciones de alimentos deben discutirse en detalle con las autoridades.

No hay modo de recordar a este amigo que no sea con una sonrisa de gratitud y humildad. La enfermedad le tomó duramente y en semanas, recién llegado de la isla mexicana de Holbox, donde iniciaba un nuevo capítulo de su sabiduría de pescador aficionado, dejó de existir. Vamos a sentir su ausencia siempre, cuando volvamos a encontraros en los próximos eventos, cuando haya que volver a debatir temas candentes de esta afición. Pero no hay modo de que sea amargo su recuerdo. Cuando el tren que iba recogiendo pescadores de cada estación pasaba por Santa Clara, apenas se detenía comenzaban a preguntaren los vagones. “Quintín, ¿ya subió Quintín?”. Luego, en lo mejor de una pesquería, o disfrutando de un evento de pescadores, podía ocurrírsele al Quinto soltar una broma pulida: “Esto es mejor que trabajar”... y mira que ese hombre sabía de trabajo. ¿De que manera si no iban saliendo las cosas en cada evento que inventaba en Villa Clara, como si todo fuera así de fácil?

1 comentario:

Dago dijo...

Hola a todos y muchas gracias por unirse al dolor familiar,por la perdida inreparable de ese gran hombre,como fue Quintin Cardoso.
Dejo tantas amistades,a lo largo de la isla y en el mundo,que no seria suficiente este documento,para relacionar ni una minima parte,de las personas que diariamente lo recordamos,amigos,amantes de la pesca o familiares.
Yo su hermano Dagoberto (Daguito)como me llamaria el,tuve la oportunidad de pescar junto a el recientemente en Mexico y quiero contarles,que en ese pais tambien demostro su gran destreza como el gran pescador que fue y el amor que a diario manifestaba por su familia la cual habia dejado en Cuba,al punto de regresar a la isla para verlos y es en ese momento en que le diasnogtican su penosa enfermedad.
Poseo fotos de el en su visita a la isla de Holbox,las cuales se las haria llegar con placer,si me ofrecen algun correo de la federacion u otra persona interesada.Pueden escribirme a dago@detodoparacuba.com.
Tambien quiero que la federacion de pesca,considere en honor a nuestro inolvidable Quintin,crear un torneo que lleve su nombre y asi poder homenajear a la persona,que tanto dio de si porque la pesca deportiva en Cuba fuera escuchada y alcanzara tan alto nivel,no solo en Cuba,sino el el mundo entero.
Que no merece el QUINTO?

Top Fishing      Websites at TopFishingSites.Com